:.   Inicio >  Tratamiento de Niños y Adolescentes >  Trastorno de Desarrollo

Tratamiento del Trastorno de Desarrollo. PAIDOPSIQUIATRA

psiquiatra niños adolescentes Mexico DF
Los trastornos generalizados del desarrollo (TGD) y, en particular, el autismo, son síndromes conductuales de características evolutivas crónicas que se caracterizan por severas dificultades en el ámbito social, trastornos del lenguaje y restricciones a la área de intereses. Existe controversia sobre los límites y la subdivisión de los trastornos generalizados del desarrollo que lleva a plantearse el problema de si el autismo constituye un síndrome significativamente diferente de los otros TGDs, del retraso mental, de otras psicosis y de las esquizofrenias. La mayoría de trastornos generalizados del desarrollo surgen habitualmente antes de los 3 años.

Los Trastornos generalizados del desarrollo incluyen el autismo infantil, el autismo atípico, el trastorno desintegrativo (Síndrome de Heller), el trastorno hipercinético con retraso mental y movimientos estereotipados, el trastorno esquizoide, el síndrome de Asperger y el síndrome de Rett.

El autismo ha sido el trastorno más estudiado de entre los propios de la Psiquiatría Infantil y, de momento, no se puede pensar en una única causa del autismo, sino en toda una red de diferentes factores asociados: bioquímicos, genéticos, de neuroimagen, psicológicos y neurocognitivos. El autismo es un síndrome conductual que engloba un grupo de trastornos neuropsiquiátricos con unas características clínicas comunes, pero de difícil categorización diagnóstica. El fenotipo clínico reconocido en la actualidad incluye a niños autistas con déficits poco severos, pero inequívocos, en lo social, en la comunicación y en la conducta. Las características comunes implican alteraciones en la comunicación verbal y no verbal, problemas en la socialización y comportamientos repetitivos y extraños. No todos los niños autistas presentan todos los síntomas, e incluso la severidad del trastorno varía mucho.

Existe un consenso internacional sobre que la atención temprana puede modificar, al menos en ciertos casos, el mal pronóstico tradicionalmente asociado a los TGDs. Aunque hay, sin embargo, marcadas diferencias individuales en la respuesta al tratamiento.